Yinyáng

Durante los primeros días del ciclo lunar el Sol ilumina una pequeña parte de la Luna, haciéndola visible. Al mismo tiempo ilumina la Tierra y, cómo en un juego de billar, ésta refleja la luz solar en la Luna, permitiendo que se vislumbre la zona oculta. Esa débil luz terrestre es la luz cenicienta. Esta serie de fotografías muestra durante cinco días consecutivos una misma dualidad: la parte de Luna iluminada por el Sol y la parte de Luna iluminada por la luz cenicienta. Lo visible y lo invisible, el anverso y el reverso, el yang y el yin.

Espentanaespacio expositivo
entrarenter
© Todos los derechos reservadoscreado en Bluekea